Las vacaciones en familia que más se disfrutan son las que se planean con tiempo. Sigue estos consejos y saca provecho a tu escapada en familia.

Las vacaciones en familia son el momento ideal para disfrutar todos juntos. Relajarse y vivir unos días lejos de casa ayudarán a compartir tiempo con los que más quieres y solo preocuparse de pasarlo bien.

Pero, antes que nada, para intentar que el viaje sea lo más placentero posible, debes planificarlas con tiempo. Aquí entran actividades que os gusten a todos, transporte cómodo, alojamiento adecuado para los niños y mucho más. 

Si quieres saber cómo tenerlo todo controlado, sigue leyendo. 

 

¿Cuándo las planeamos?

Lo ideal es planificar las vacaciones con tiempo para no estresarse, y así evitar las prisas de última hora. Revisa las mejores fechas en las que estaréis todos libres para comenzar la aventura y aprovechar hasta el último minuto. De esta forma, te sentirás más tranquilo, podrás mirar todo con calma y descartarás contratiempos.

imagen

¿Qué hacemos?

Reúnete con la familia al completo y hacer una lista de lo que os gustaría hacer de vacaciones (jugar en la playa, montar en bici, visitar museos, parques acuáticos, etc.).  Aunque te parezca algo difícil, ¡no temas! Cuando se trata de algo tan divertido como ir de vacaciones, es fácil satisfacer a todos. Con una lluvia de ideas en las que todos participen, habréis diseñado el viaje a medida perfecto sin daros cuenta.

 

¿Dónde nos alojamos?

Los hoteles suelen ser la opción favorita de los más pequeños, pero también de los más grandes. Un buen hotel familiar siempre ofrece la comodidad de despreocuparse de todos los detalles. Cuando decimos todo, es todo. Con un completo servicio de comidas (especialmente si escoges Todo Incluido os pondréis las botas), habitaciones amplias y especiales para descansar, además de una agenda continua de actividades divertidas para la familia al completo (especialmente para los más pequeños que desde que llegan, juegan y hacen amigos rápidamente). 

Al estar los niños entretenidos, tendrás más tiempo para ti, para descansar y ¿por qué no? Conocer a gente nueva. En definitiva, una buena experiencia para todos.

Si quieres conocer un hotel maravilloso, donde disfrutar de todo lo anterior, Paradise Park Fun Lifestyle Hotel es nuestra recomendación.

 

¿Cómo nos movemos? 

imagen

¿Bus o coche? Todo dependerá del modo que queráis disfrutar las vacaciones. No hay dos viajes iguales ni una sola forma de disfrutarlos. 

Si eres de los que prefieren descubrir el lugar a tu aire y pararte aquí y allá con los peques, alquilar un coche es la opción más recomendable. Antes investiga cómo llegar a cada punto, rutas más recomendables e infórmate del aparcamiento disponible en las zonas más turísticas. 

Por otro lado, el transporte público siempre es otra opción para desplazarte cómodamente y dejaros llevar. Si te decantas por esta opción, antes de viajar, te recomendamos consultar el mapa de transporte público del destino, horarios, conexiones con los puntos de interés y bonos familiares que existan (en ocasiones compensa). 

 

Toca hacer la maleta

Ya teniendo el transporte, alojamiento y planes listos, nos pondremos manos a la obra con la maleta. ¡Recuerda! Irse de vacaciones no es una mudanza. Lleva lo justo y necesario. La ropa no es lo más importante, sino aquello imprescindible que podáis necesitar en el viaje y sea más difícil de encontrar (medicinas, alimentación especial, juguete favorito, cargadores, adaptadores especiales, accesorios de bebé). Ten en cuenta el clima del lugar al que viajes, aunque parezca algo obvio, no ser conscientes de ello nos puede jugar malas pasadas.  

 

No olvides…

-Ten en cuenta la rutina de los niños. Aunque queramos disfrutar de la aventura, es recomendable no alterar demasiado los horarios de comidas y las horas de sueño de los pequeños. Así estaréis todos a plena energía.

-Consulta los bonos familiares de excursiones y transporte. Suele haber precios especiales para familias en actividades y transporte como el bus. Informarse nunca está de más.

-Saca tiempo para un día sin planes. Aunque quieras aprovechar el tiempo al máximo, reserva un día para dejarte sorprender. Platos que no hayáis probado, practicar esa actividad que os llama la atención, pasear por lugares tradicionales... Los niños lo agradecerán y tú estarás encantado de descubrir cosas nuevas. Os llevaréis un buen recuerdo, del que seguro saldrán anécdotas. 

Si buscas inspiración para elegir destino, Tenerife es un buen lugar para disfrutar las vacaciones en familia. ¡Descúbrelo! 

Hotel Paradise Park

Marketing Department